¿El Vino es Malo para la Artrosis?

¿El Vino es Malo para la Artrosis?En el siguiente artículo te muestro si el vino es malo para la artrosis y para combatir los síntomas.

Estoy seguro de que, en más de una ocasión, has escuchado eso de que una copa de vino al día es muy beneficioso para la salud.

De hecho, a esto podría agregar, además, que se trata de uno de los grandes placeres de la vida.

Al menos, claro está, hasta que te diagnostican artrosis en cualquier articulación de tu cuerpo.

Cuando esto sucede, todas las bebidas alcohólicas pasan a ser desaconsejables.

La razón por la cual te recomiendo que dejes de tomar vino si padeces artrosis radica en el hecho de que el alcohol con el que cuenta en su composición hará que empeoren los síntomas que padeces.

De hecho, es muy posible que, cuando aún no te habían diagnosticado, si tomaste un par de copas de vino alguna vez, al poco tiempo notases inflamación y dolor en la zona afectada.

Este incremento de la inflamación y del dolor en la articulación aquejada por la artrosis se debe, fundamentalmente, al crecimiento en los niveles de ácido úrico del interior del organismo que conlleva el alcohol.

En este sentido, no quiero decir que el vino aporte esta nociva sustancia a tu organismo, sino que impide su correcta eliminación.

Los órganos encargados de la eliminación del ácido úrico son los riñones.

Y, como probablemente sepas, el alcohol les obliga a trabajar en exceso para eliminarlo.

De hecho, seguro que te has dado cuenta en más de una ocasión que, cuando tomas algunas copas de vino de más, tu orina es mucho más clara, lo cual se debe a la ausencia de ácido úrico en ella.

Cuando el ácido úrico no es eliminado a través de la orina, automáticamente empieza a depositarse en las articulaciones.

Esto, en personas jóvenes y sanas, no tiene por qué ser un problema.

Sin embargo, para aquellos que padecemos artrosis sí que lo es.

De hecho, la inflamación aparece en apenas unos instantes tras la primera copa de vino y el dolor crece exponencialmente hasta impedirnos llevar a cabo una vida normal.

Sé que puede sonar duro después de toda una vida disfrutando de una copa de vino durante las comidas, pero lo cierto es que, si quieres dejar atrás el problema de artrosis que padeces, ha llegado la hora de abandonar por completo el alcohol.

Ten presente desde ya que, solo de este modo, vas a lograr sentirte mejor.

Puedes aprovechar esta situación para cultivar tu gusto por otras bebidas naturales como pueden ser, por ejemplo, las infusiones de plantas y los jugos de frutas.

Los tés de ortigas, de jengibre y los zumos de papaya, naranjas y uva son, respectivamente, los más recomendables que existen para tratar tu problema de artrosis.

En definitiva, no hagas caso de todos aquellos que te dicen que una copa de vino no hace daño a nadie.

Y es que, al fin y al cabo, eres tú la persona que va a padecer la inflamación y el dolor ocasionado por el efecto del alcohol dentro de tu organismo.

Por ello, sé fuerte al respecto y empieza a vivir tu vida de un modo más saludable.

Te aseguro que tus articulaciones te lo van a agradecer.

Sin embargo…

Lo que aquí mencioné es MENOS del 2% de todo lo que debes hacer para derrotar a la artrosis y eliminar para siempre los dolores y sus síntomas

Con los consejos que te acabo de dar, solo estás atacando los síntomas de la enfermedad.

La clave está en atacar y eliminar todas las causas que originan el problema.

Y lo digo por experiencia, ya que yo también padecí artrosis.

Los dolores eran insoportables y no podía llevar una vida normal. Y los medicamentos solo estaban destruyendo mucho más mi salud.

Hasta que empecé a seguir un tratamiento natural.

Gracias a este tratamiento… mis dolores desaparecieron y pude abandonar los medicamentos que estaba tomando.

Mi vida dio un giro de 180 grados y pude volver a ser la misma persona de antes.

Si quieres saber cómo aplicar tú mismo el mismo tratamiento natural…

Haz clic aquí para mostrarte cómo ponerlo en práctica y comienza a curar tu artrosis de forma natural

click-300x75

Nos vemos allí 🙂

Susana

Los comentarios están cerrados.