¿Por qué el ejercicio es bueno para la artritis?

¿Por qué el ejercicio es bueno para la artritis?La artritis reumatoide es una enfermedad inflamatoria crónica que causa dolor de articulaciones, rigidez, hinchazón, y disminuye el movimiento de las articulaciones. En algunas personas, la condición puede dañar varios sistemas del cuerpo, incluyendo piel, ojos, pulmones, corazón y vasos sanguíneos.

Para evitar y reducir sus consecuencias, es importante hacer ejercicio y evitar el sobrepeso. Hay muchas formas de perder peso, algunas muy buenas las puedes encontrar en este artículo sobre 7 formas efectivas de perder peso sin contar las calorías en Nutrición Sin Más.

La artritis reumatoide es vista como un monstruo dentro de nuestros armarios, haciéndonos sentir una furia aterradora, sufriendo de dolor de articulaciones y rigidez.

¿Por qué las personas que sufren de artritis deben ejercitarse?

Según la entrenadora personal certificada Carol McPherson, hacer mucho ejercicio es un factor importante para tratar efectivamente la artritis reumatoide.

“Mi trabajo es físicamente demandante, y la AR me dificulta hacer ciertas rutinas aeróbicas y ejercicios”, dice. “Solía tener dolores intensos de manera repentina, hinchazón y rigidez en mis rodillas cuando estaba parada o caminando por largos periodos de tiempo. Luego de mi diagnóstico, investigué profundamente sobre la AR y encontré que el ejercicio puede ayudar a mejorar tu salud y condición física sin herir tus articulaciones”.

Con el correcto tratamiento, McPherson y el psicoterapeuta Desmond Thompson recalcan que el ejercicio puede fortalecer los músculos alrededor de las articulaciones, ayudando a mantener la fuerza del hueso y mejorando la calidad de vida de aquellos que sufren de esta enfermedad.

Antes de empezar con cualquier tipo de ejercicio, es importante estirarse para preparar tus músculos y articulaciones para la rutina de entrenamiento. También deberías estirarte luego de tus ejercicios para prevenir rigidez. Está bien descansar un día entre tus entrenamientos, y tomarte un día extra o dos si tus articulaciones están adoloridas o hinchadas.

¿Cuáles tipos de ejercicios son recomendables hacer?

Hay tres sets de ejercicios que pueden mejorar tu artritis: ejercicios de movimiento como ciclismo, entrenamiento de elíptica, ejercicios de fuerza como extensiones de cadera y prensa para piernas, y ejercicios aeróbicos como caminar, ciclismo y el uso de la caminadora.

Estos ejercicios calman la rigidez y aumentan tu habilidad de mover tus articulaciones a su máxima capacidad. Los ejercicios aérobicos ayudan a tu condición física general, y ejercicios de fuerza ayudan a construir músculo que apoyan y protegen tus articulaciones.

  1. Sentadillas

Siéntate en una silla de altura media, párate y repite, pero no solo te tumbes. Enfócate en controlar el movimiento, utilizando tus brazos para ayudarte si lo necesitas. Intenta hacer de 10 a 15 repeticiones. Si es muy fácil, utiliza una silla más baja, y si es muy difícil, una silla más alta.

  1. Yoga

El yoga trae dos grandes beneficios para la AR. Uno es el ejercicio de relajación, que reduce la inflamación de las articulaciones, y otro es el estiramiento, pues ayuda a mantener la movilidad.

  1. Caminar

Es una gran actividad aérobica y fortalecedora de huesos. El American College og Sports Medicine recomienda ir a una intensidad moderada a fuerte de tres a cinco días a la semana por 30 minutos. Ve aumentando el ritmo y el tiempo hasta que logres sentirte cómodo con eso, y luego puedes aumentar la intensidad.

  1. Tai Chi

El tai chi es una práctica físico-espiritual para mejorar la calidad de vida tanto física como mental. Por una parte es muy provechosa para la salud, mientras que por otra constituye una técnica de meditación (meditación en movimiento).

El estilo Sun involucra movimientos lentos y suaves que estiran el cuerpo, reducen el dolor y mejoran la movilidad.

  1. Zumba

Es una actividad latina inspirada en el baile. Esta, quema calorías sin causar un impacto físico en tus articulaciones, según Caryn Locke, psicóloga del ejercicio. Mucho de esto es la fluidez de los movimientos.

Si vas a empezar en esta actividad, no te esfuerces mucho porque usarás todos los músculos de tu cuerpo y no querrás sobrepasarte. Tomar clases dos veces a la semana te ayudará a aprenderte la coreografía.

Precauciones

Si tus articulaciones están inflamadas, debes tomártelo con calma. Escucha a tu cuerpo, si te sientes bien caminando en el agua, hazlo, pero no ignores el dolor de la AR. Es la manera de tu cuerpo de decirte que pares.

Recuerda también que la alimentación es clave, y nutrientes como el Omega 3 no puede faltar en tu dieta. Si quieres saber el porqué, puedes hacer clic aquí. ¡Así que actívate!

Acerca de Edith Gómez

Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Los comentarios están cerrados.