Estos son los Venenos Ocultos que Afectan a la Artritis

Venenos para la artritisEn este artículo te quiero mostrar los venenos ocultos que están afectando a la artritis y que también la producen. Estos venenos, si sufres de artritis, aumentan aún más tus síntomas con lo cual sufrirás de más dolor e inflamación en las articulaciones.

Estos venenos a los cuales me refiero se encuentran “escondidos” en las comidas. Muchas personas no saben que existen o que están contenidos en ciertos alimentos. La gran mayoría confía en lo que come porque cree en las falsas publicidades de las grandes empresas. Lamentablemente, estas empresas mienten, y deben hacerlo, sino no ganarían dinero con sus productos si te dijeran la verdad.

Recuerdo cuando comencé a seguir el tratamiento natural que me curó de la artritis para siempre. Fue en ese momento cuando me enteré de la gran contaminación a la que estamos expuestos. La gran contaminación de los alimentos.

Cuando descubrí lo que realmente estaba comiendo todos los días, quería abrir mi cuerpo y sacar todo el veneno acumulado durante largos años. Y para dejar de lado de una vez el misterio, vamos a empezar a enumerar algunos alimentos que pensamos que son sanos, pero en realidad son puro veneno.

Muchos dicen que las personas veganas o vegetarianas son mucho más sanas que los no vegetarianos. Pero eso está muy lejos de ser verdad, dependiendo de cómo se lo mire. Las frutas, verduras y cereales están altamente contaminados. Estos alimentos contienen venenos como insecticidas, fertilizantes artificiales, fungicidas, etc, etc, etc.

A menos que compres alimentos 100% orgánicos, estarás introduciendo grandes toneladas de veneno a tu cuerpo. Eso afecta gravemente a la artritis. Los venenos aumentan los síntomas, ya que debilitan bastante los sistemas de defensa de nuestro cuerpo. Así, síntomas como inflamaciones y dolores se vuelven mucho más fuertes.

Al comenzar a comer de forma orgánica, empezarás a desintoxicar tu cuerpo del veneno acumulado durante largos años. Esto que acabo de mencionar no es nuevo. Los alimentos comenzaron a contaminarse hace más de 50 años. Eso significa que todo el mundo tiene toneladas de veneno dentro de su cuerpo.

Como te venía diciendo, debemos cambiar nuestra dieta a una dieta orgánica para poder tratar la artritis. Si no sabes qué significa la palabra orgánico, es todo aquel alimento que se produce sin entrar en contacto con químicos artificiales o con contaminantes.

Además de evitar los alimentos contaminados, también debes evitar productos envasados. Estos alimentos también contienen veneno, como los conservantes, azúcar blanca o jarabe de maíz de alta fructosa.

Los conservantes son uno de los peores venenos para la artritis. Lamentablemente más del 98% de los alimentos envasados contienen conservantes, sino los productos no durarían en las góndolas y las empresas perderían dinero.

El azúcar blanco y el jarabe de maíz de alta fructosa son otros enemigos de la artritis. El azúcar blanco es el llamado veneno dulce. Este azúcar contienen fibras de asbestos que se incorporan durante el proceso de refinación. Se ha comprobado que los asbestos dañan las células del organismo, empobreciendo así nuestros sistemas de defensa.

El jarabe de maíz de alta fructosa es tan malo como el azúcar. Se lo suele utilizar en sustituto del azúcar blanco ya que es más dulce que este último. Pero provoca daños parecidos al azúcar. El uso prolongado puede provocar diabetes o cáncer. Además, aumenta bastante el colesterol malo y debilita los sistemas de defensa.

Estos fueron algunos de los venenos que debes empezar a evitar en tu dieta si quieres comenzar a ver mejoras en tu artritis. Quizás resulte difícil abandonar estos alimentos, pero al final tienes una gran recompensa, y lo digo por experiencia.

Si quieres saber más sobre el tratamiento completo que seguí para tratar mi artritis, haz clic aquí para mostrarte cómo funciona y cómo curar esta enfermedad para siempre.

click

Nos vemos allí 🙂

Julio

Share and Enjoy

  • Google Plus
  • Facebook
  • Twitter

Comments are closed.