Salvado de Avena y Artrosis: ¿es Bueno o Malo?

Salvado de Avena y Artrosis: ¿es Bueno o Malo?En este artículo te quiero mostrar si el salvado de avena es bueno o malo para la artrosis.

No es nada extraño que hayas escuchado en muchas ocasiones que la avena es un cereal ideal para tratar muchos problemas de salud entre los que se encuentra la artrosis.

Esto es totalmente verdad, ya que este cereal contiene numerosas sustancias que pueden ayudarte a prevenir los peores síntomas de tu enfermedad.

Sin embargo, hay que tener precaución con su presentación. No es lo mismo consumir salvado de avena que copos, y es que cada una de estas variedades tiene distintas propiedades nutricionales.

Aquí voy a mostrarte cuáles son las del salvado, por lo que no pierdas detalle de lo que te contaré.

Para empezar conviene detenerse brevemente para saber qué es exactamente el salvado de avena.

Este producto se obtiene del procesado de los granos completos del cereal y es lo que queda tras su separación del copo principal.

Así, al consumir salvado de avena lo que se está tomando es la cáscara que envuelve el grano y alguna que otra parte de este, aunque no su totalidad.

Esto tiene una serie de ventajas. Por un lado, la cantidad de carbohidratos presentes en el salvado de avena es muy inferior a la que aparece en los copos.

Con ello se consigue mantener un peso físico saludable, ya que un exceso de hidratos de carbono puede hacer que engordes rápidamente, algo fatal para tus problemas de artrosis.

De la misma forma, la cantidad de fibra vegetal presente en el salvado es mucho mayor que la que se obtiene de los copos de avena, algo que también puede ayudarte a llevar una dieta para tratar la artrosis.

Tampoco hay que dejar de lado que el salvado de avena presenta algunas vitaminas y minerales más que interesantes.

Este es el caso de algunas de las principales vitaminas que forman el grupo B.

Compuestos como la tiamina o la riboflavina están presentes en el salvado de avena, por lo que puedes acudir a este producto para obtener un aporte de ellos.

De la misma forma, el salvado de avena ofrece manganeso, calcio, magnesio y sodio en cantidades moderadas. Todos estos minerales son atractivos en una dieta que quiera luchar contra la artrosis.

Pero el salvado de avena tiene un gran inconveniente. En su composición se encuentran unas sustancias conocidas como fitatos o, según su nombre popular, antinutrientes.

Este tipo de agente evita que el organismo pueda absorber diferentes compuestos como, por ejemplo, el calcio, el hierro o el zinc.

Así, un consumo excesivo de salvado de avena provocará que padezcas una falta preocupante de minerales que tu cuerpo necesita para soportar los efectos de la artrosis, por lo que debes tener cuidado.

Por todo ello, mi consejo respecto al salvado de avena es que puedes evitarlo siempre que tu artrosis no venga acompañada de serios problemas de peso.

Si este no es tu caso, los copos de avena y otros cereales son mucho más interesantes por la ausencia de los fitatos y por la riqueza de minerales que te aportarán.

Sin embargo…

Lo que aquí mencioné es MENOS del 2% de todo lo que debes hacer para derrotar a la artrosis y eliminar para siempre los dolores y sus síntomas

Con los consejos que te acabo de dar, solo estás atacando los síntomas de la enfermedad.

La clave está en atacar y eliminar todas las causas que originan el problema.

Y lo digo por experiencia, ya que yo también padecí artrosis.

Los dolores eran insoportables y no podía llevar una vida normal. Y los medicamentos solo estaban destruyendo mucho más mi salud.

Hasta que empecé a seguir un tratamiento natural.

Gracias a este tratamiento… mis dolores desaparecieron y pude abandonar los medicamentos que estaba tomando.

Mi vida dio un giro de 180 grados y pude volver a ser la misma persona de antes.

Si quieres saber cómo aplicar tú mismo el mismo tratamiento natural…

Haz clic aquí para mostrarte cómo ponerlo en práctica y comienza a curar tu artrosis de forma natural

click-300x75

Nos vemos allí 🙂

Susana

Los comentarios están cerrados.