¿Sirve la Cebolla para la Artritis Reumatoide?

Antes de leer este artículo, te podría interesar esto:

¿Te gustaría aliviar los síntomas de la artritis reumatoide, tales como el dolor o la inflamación que ésta produce?

Si padeces de artritis reumatoide, debes saber que la dieta es una pieza clave para combatir la enfermedad.

Y es que en la dieta se encuentran los nutrientes que necesitas para atacar a esta enfermedad desde la raíz.

Por esa razón, en “Arthritis Foundation” nos hemos propuesto en esta ocasión hablar sobre una de las especias o hierbas más consumidas en el mundo: la cebolla, y el efecto que puede tener sobre la artritis.

¿Sirve la Cebolla para la Artritis Reumatoide?

¿Qué es la artritis reumatoide?

La artritis es una de las enfermedades que cada vez más personas mayores la están padeciendo. Y no solo las mayores, sino que también los más jóvenes e incluso los niños están empezando a padecerla.

Muchos dicen que la artritis reumatoide surge porque es una enfermedad hereditaria o porque el sistema inmune de repente comienza a atacar los tejidos del cuerpo.

Pero si pensamos y reflexionamos sobre esto, nos daremos cuenta que no tiene mucho sentido.

Y quiero demostrarlo con la cebolla.

¿Por qué la cebolla es buena para la artritis reumatoide?

La cebolla es una de las especias con más propiedades que existe en el mundo.

En la Antigüedad se usaba la cebolla como remedio casero para muchos males, e incluso se la sigue utilizando en países como China.

La cebolla contiene un elemento llamado quercetina, que ayuda a reducir la inflamación producida por la artritis reumatoide.

¿Cómo lo hace? Simplemente este elemento lo que hace es atacar las sustancias que promueven la inflamación en las personas que sufren de artritis.

Otras de las propiedades de la cebolla es que contiene flavonoides. Los flavonoides son sustancias que actúan como antioxidantes. Esto es importante para atacar a la artritis.

Como mencioné al principio, se dice que la artritis es una enfermedad autoinmune, es decir, el sistema inmune ataca a los tejidos del cuerpo humano.

Pero si reflexionamos sobre esto, ¿por qué el sistema inmune ataca a sus propios tejidos? ¿No se supone, según la medicina, que el sistema inmune tiene la función de cuidar al cuerpo humano?

Si prestamos más atención, la medicina afirma que su teoría no está del todo demostrada. La medicina cree que puede ser eso lo que está sucediendo, pero asegura que no lo ha podido demostrar todavía.

Es más, recientes investigaciones declaran que la artritis reumatoide puede tener otro origen.

En fin… no voy a hablar sobre esas investigaciones aquí. Simplemente lo menciono para que veas que el sistema inmune puede que no sea el causante de tu sufrimiento.

Es más, yo soy una de las creyentes que la artritis aparece debido a una mala alimentación. Y que eso ha provocado que tus sistemas de defensa, como el sistema imune, se deterioren, dando origen a la artritis.

Entonces, si volvemos a donde me había quedado, mencioné que la cebolla contiene antioxidantes. Eso es bueno para ti, ya que optimizará tu sistema inmune y ayudará a que tus sistemas de defensa estén más fuertes para proteger a tu cuerpo.

cebolla

Mientras más optimizados estén tus sistemas de defensa, mejor te sentirás y más disminuirán los síntomas de las enfermedades, como la artritis reumatoide.

Además, la cebolla no solo contiene antioxidantes. Sino que también contiene una sustancia llamada GPCS, la cual es capaz de impedir que los cartílagos se desgasten, promoviendo así el tejido óseo.

Existen diversas variedades de cebolla. Pero yo aconsejo que elijas las variedades que más gusto y más olor tienen. ¿Por qué? Simplemente porque estas cebollas contienen más propiedades medicinales (propiedades que ya mencioné).

Por lo tanto, la próxima vez que compres cebolla, no elijas la cebolla blanca y elige las cebollas amarillas o moradas.

¿Cómo incluir la cebolla en la dieta?

Mi consejo para incluir las cebollas en la dieta para tratar tu artritis reumatoide es mediante una sopa. En esta sopa vas a incluir cebolla y otras especias y hierbas, como el ajo, el perejil, el apio, el puerro, el tomate, las patatas, entre otros.

Todos estos alimentos mencionados están comprobados que contienen propiedades nutricionales para la artritis.

Cocina la sopa lentamente, es decir, a fuego lento. De esta forma las propiedades de los alimentos, como la cebolla, no se van a perder y quedarán en la sopa.

¿Es posible curar la artritis de forma natural y sin medicamentos? Haz clic aquí para mostrarte lo que te vienen ocultando durante tanto tiempo.

Si cocinas a fuego rápido, es muy probable que todas las propiedades de los alimentos se evaporen y solo comerás alimentos con cero propiedades nutricionales, evitando así que puedas consumir las sustancias que mencioné anteriormente para combatir tu artritis reumatoide.

Si es posible, usa un pisapurés, o también llamado molino, después de que la sopa esté cocinada.

Este pisapurés o molino simplemente lo que hace es eliminar la fibra de los alimentos, de esta forma vas a consumir solo un líquido medianamente espeso donde encontrarás todas las propiedades nutricionales de esos alimentos cocinados.

Y como has eliminado la fibra, podrás comer aún más, ya que la fibra sacia el apetito cuando la consumes.

Otra opción para incluir la cebolla en la dieta es mediante las ensaladas. Simplemente prepárate una ensalada con las verduras que más te gustan e incluye la cebolla.

Aunque si quieres mi recomendación, aconsejo que incluyas lechuga verde, lechuga morada, apio y berro. Y también tomate si te gusta. De esta forma podrás aportar una gran variedad nutricional a tu comida.

Siempre es bueno incluir en una misma comida, un menú caliente como la sopa y un menú frío como la ensalada, de esta forma te aseguras, con los alimentos crudos, que estés incluyendo el 100% de los nutrientes de los alimentos, como la cebolla.

Otra forma de incluir la cebolla en tu dieta es mediante los jugos, si es que puedes tolerar el sabor. De todos modos, puedo darte algunos consejos para que el jugo sea lo más apetecible posible.

Simplemente toma una juguera e introduce media cebolla o una entera, dependiendo de tu gusto. Y luego puedes incluir dos manazanas verdes y otra fruta de tu elección.

Las manzanas verdes son recomendadas a propósito porque contienen más nutrientes que sus hermanas, las de color rojo.

Las manzanas verdes contienen en pequeñas proporciones vitamina C, pero contiene una decente dosis de vitamina E, importante para reforzar tus sistemas de defensa.

Pero si por algo destaca la manzana verde, es por su contenido en potasio.

El potasio es importante para los huesos, ya que se ha demostrado que un déficit en potasio puede deteriorar la calidad de estos.

Estos fueron algunos consejos para que puedas incluir la cebolla en tu dieta para combatir la artritis reumatoide. Recuerda que la cebolla por sí sola no hará milagros.

Modifica tu dieta completamente y verás que los resultados aparecerán por sí solos.

Sin embargo…

Lo que aquí mencioné es MENOS del 2% de todo lo que debes hacer para tratar la artritis de forma completamente natural y sin medicamentos

Con los consejos que te acabo de dar, solo estás atacando los síntomas de la enfermedad.

La clave está en atacar y eliminar todas las causas que originan el problema.

Y lo digo por experiencia, ya que yo padecí artritis reumatoide.

Los dolores eran insoportables y no podía llevar una vida normal. Y los medicamentos solo estaban destruyendo mucho más mi salud.

Hasta que empecé a seguir un tratamiento natural.

Gracias a este tratamiento… mis dolores desaparecieron y pude abandonar los medicamentos que estaba tomando.

Mi vida dio un giro de 180 grados y pude volver a ser la misma persona de antes.

Si quieres saber cómo aplicar tú mismo el mismo tratamiento natural…

Haz clic aquí para mostrarte cómo ponerlo en práctica y comienza a tratar tu artritis de forma natural

click-300x75

Nos vemos allí 🙂

Julio