Cómo Frenar la Artrosis de Cadera con una Dieta Baja en Grasas

Cómo Frenar la Artrosis de Cadera con una Dieta Baja en GrasasEn este artículo te quiero mostrar cómo frenar la artrosis de cadera con una dieta baja en grasas.

Lo que comes incide directamente en el bienestar de tu cuerpo y mucho más si padeces de artrosis de cadera.

Para combatir ese padecimiento físico, toma en cuenta que hay algunos alimentos que debes evitar o reducir su ingesta.

También hay otros productos alimenticios que ayudan a reducir esa molesta inflamación de la articulación de tu cadera.

Lo primero que debes hacer es mantener una dieta baja en grasas. Las comidas con altos niveles de grasas aumentan la inflamación, y por tanto, el dolor y la molestia en tus caderas.

Disminuye el consumo de embutidos, carnes rojas, nata, margarina, crema de leche y cualquier comida que contenga grasas saturadas y altos niveles de azúcar (helados, pasteles y golosinas).

Estos productos acumulan en tu sangre grasas que afectan tus articulaciones.

¿Qué debes comer?

Los más recientes estudios científicos indican que lo mejor es que te alimentes con verduras y frutas.

Por ejemplo, alimentos ricos en carotenos: mango, calabaza, zanahoria o melocotón. También están las legumbres, tubérculos, frutos secos y la miel.

Los garbanzos, lentejas y guisantes son ricas en fibra, magnesio y grasos ácidos esenciales, por lo que deben aparecer con frecuencia en tus platos.

No dejes de comer cereales. Su riqueza en fibra elimina las impurezas del organismo y ayuda a combatir el estreñimiento.

Cuando combinas los cereales con manzanas, fresas, melones, cerezas o melocotones evitas la obesidad, un factor detonante de la artrosis.

En tu dieta alimenticia es sumamente importante incorporar el pescado porque tiene Omega 3, un componente que funciona en tu organismo como antiinflamatorio natural, ideal para la artrosis de la cadera.

Degusta en tus almuerzos o cena atún, sardina, arenque o pez espada y acompáñalo con una taza de arroz integral, un caldo de verduras y una deliciosa ensalada verde.

Si te no gusta el pescado, o te aburre comerlo muchas veces a la semana, tienes la opción de comer frijol de soya, nueces, linaza o aceitunas.

Contienen también los grasos ácidos necesarios de Omega 3 que ayudan a frenar la inflamación de la artrosis.

Como debes evitar los lácteos, lo mejor es que consumas productos elaborados a base de soya. Son una alternativa a la leche y aportan a tu cuerpo magnesio y proteínas.

Debes además reducir el consumo de sal.

Su exceso, combinado con aminoácidos de origen animal, produce en tu organismo cristales que se acumulan en tus articulaciones y aumenta los síntomas de dolor de tu artrosis.

De acuerdo a los nutricionistas, debes consumir un promedio de 1200 mg de sal por día.

Consumir lo adecuado, te ayudará con el efecto de los medicamentos recetados por el doctor para la artrosis de cadera.

Con los aceites, el más recomendable es el de oliva. Sus propiedades son las mejores para tu padecimiento: es antiinflamatorio, ayuda a mantener los niveles de colesterol y sirve de laxante natural.

No te arriesgues con otros tipos de aceites que pueden incrementar el dolor en las articulaciones de tu cadera.

Considera un último punto, igual de relevante que cumplir una dieta baja en grasas. Ninguna de estas recomendaciones sirven si no eliminas el consumo de alcohol y café.

Este último no permite que tu cuerpo absorba los nutrientes y vitaminas de los alimentos para combatir los síntomas de la artrosis.

El alcohol es contraproducente por sus altos contenidos de saborizantes, colorantes y otras sustancias azucaradas perjudiciales para tu dolencia.

Además de una dieta sana, haz ejercicio y evita las situaciones que te generen estrés. De esta manera, ganarás en calidad de vida.

Sin embargo…

Lo que aquí mencioné es MENOS del 2% de todo lo que debes hacer para derrotar a la artrosis y eliminar para siempre los dolores y sus síntomas

Con los consejos que te acabo de dar, solo estás atacando los síntomas de la enfermedad.

La clave está en atacar y eliminar todas las causas que originan el problema.

Y lo digo por experiencia, ya que yo también padecí artrosis.

Los dolores eran insoportables y no podía llevar una vida normal. Y los medicamentos solo estaban destruyendo mucho más mi salud.

Hasta que empecé a seguir un tratamiento natural.

Gracias a este tratamiento… mis dolores desaparecieron y pude abandonar los medicamentos que estaba tomando.

Mi vida dio un giro de 180 grados y pude volver a ser la misma persona de antes.

Si quieres saber cómo aplicar tú mismo el mismo tratamiento natural…

Haz clic aquí para mostrarte cómo ponerlo en práctica y comienza a curar tu artrosis de forma natural

click-300x75

Nos vemos allí 🙂

Susana