¿El Agua con Sal para la Artrosis Sirve?

¿El Agua con Sal para la Artrosis Sirve?En el siguiente artículo te muestro si el agua con sal para la artrosis sirve para combatir los síntomas.

Es posible que te sorprenda, pero en muchas ocasiones tienes productos de uso cotidiano al alcance de tu mano que pueden aliviar bastante muchos de los problemas de salud que estás padeciendo.

En el caso de la artrosis, disfrutar de la acción de un poco de agua con sal es suficiente para que te olvides de los peores síntomas de esta molesta enfermedad, y es que las propiedades de este preparado parecen estar especialmente diseñadas para aliviar tus problemas.

Aquí voy a explicarte las ventajas del agua con sal para la artrosis, por lo que no pierdas detalle de todo ello.

Lo primero que quiero compartir contigo son las propiedades tanto del agua como de la sal por separado, algo que ya va a servirte para adivinar todo lo que estas sustancias pueden hacer por ti.

En el caso del agua, tanto fría como caliente, su uso tópico en baños o compresas es magnífico para librarte del dolor y la inflamación ocasionada por la artrosis.

Por ejemplo, el agua fría evita los espasmos y reduce la inflamación mientras que si se aplica caliente se consigue reactivar la circulación de las zonas afectadas por la artrosis y, además, se eliminan dolores gracias a la relajación muscular.

Por su parte, la sal interviene en los procesos de contracción y relajación de los músculos cercanos a las articulaciones afectadas por la artrosis, por lo que su ausencia puede convertirse en todo un problema para las personas que, como tú, padecen problemas de huesos relacionados con la artrosis.

Ahora bien, estas son las características de la sal y del agua por separadas, así que solamente tienes que sumarlas para comprender lo que un simple barreño lleno de agua con sal puede hacer por tus manos, tus rodillas o por cualquier otra zona afectada por la artrosis.

Quiero que comprendas que aplicar agua con sal es una forma excelente de relajar las zonas de tu cuerpo que más afectadas estén por la artrosis.

Disminuir los dolores, rebajar los procesos inflamatorios y relajarte a nivel general son las propiedades de este remedio casero que no te costará nada preparar en cualquier momento.

Para que lo tengas claro, darte un baño de agua con sal o preparar un pequeño barreño para humedecer solamente zonas específicas es lo más parecido a traer un balneario de aguas medicinales a tu propio hogar, por lo que no deberías perder la oportunidad de hacerlo para recuperar tu calidad de vida.

Ahora bien, puede que te estés preguntando cuáles son las mejores formas de aprovechar las virtudes del agua con sal, por lo que no quiero perder la oportunidad de mostrártelas.

Mi consejo es que llenes tu bañera añadiendo una taza de sal por cada 10 litros de agua que introduzca en ella.

Sin embargo, si solamente quieres transmitir las propiedades del agua con sal a una zona específica, puedes tomar una compresa y añadir agua caliente con sal.

Este tratamiento localizado es muy aconsejable para luchar contra el dolor que te asalta a lo largo del día.

Sin embargo…

Lo que aquí mencioné es MENOS del 2% de todo lo que debes hacer para derrotar a la artrosis y eliminar para siempre los dolores y sus síntomas

Con los consejos que te acabo de dar, solo estás atacando los síntomas de la enfermedad.

La clave está en atacar y eliminar todas las causas que originan el problema.

Y lo digo por experiencia, ya que yo también padecí artrosis.

Los dolores eran insoportables y no podía llevar una vida normal. Y los medicamentos solo estaban destruyendo mucho más mi salud.

Hasta que empecé a seguir un tratamiento natural.

Gracias a este tratamiento… mis dolores desaparecieron y pude abandonar los medicamentos que estaba tomando.

Mi vida dio un giro de 180 grados y pude volver a ser la misma persona de antes.

Si quieres saber cómo aplicar tú mismo el mismo tratamiento natural…

Haz clic aquí para mostrarte cómo ponerlo en práctica y comienza a curar tu artrosis de forma natural

click-300x75

Nos vemos allí 🙂

Susana